Make your own free website on Tripod.com

Magazine Cultural Participativo La Iguana

Home | Artículos Publicados | Envía tu texto o comentario | Links y nexos | Latitud Jazzº

cucaracha.jpg

CRIATURAS DESAMPARADAS

Por Miguel Krebs

 

 

Ante todo quiero dejar aclarado que soy enemigo de la violencia, principio rector en todos mis actos.  Por eso digo no a la guerra, no a la discriminación, no al mal trato de los animales, no a la deforestación y a los insecticidas.

Ultimamente se ha orquestado una campaña en la prensa escrita contra los blátidos con el pueril argumento de que merodean por diversos lugares de la casa haciendo aflorar una atávica  repugnancia en la gente, particularmente las mujeres.

Y sostengo que no hay motivos que justifiquen esa reacción, sobre todo teniendo en cuenta, que estas pobres criaturas de Dios tratan de buscar su alimento para sobrevivir como cualquier ser viviente.

¿Acaso no existen seres humanos que escarban en contenedores de basuras y bolsas de residuos en busca de comida para no morir de inanición?

Hay también en esta campaña de vituperio contra los blátidos, una marcada actitud racista haciendo hincapié en el color de su especie incitando al exterminio por causas raciales y no de salubridad.

El que no puede convivir con blátidos, no tiene la capacidad para relacionarse con otros seres de la creación y por lo tanto, debo considerarlo como un individuo antisocial con marcados rasgos de  violencia.

La convivencia entre el hombre y estas criaturas  está enmarcada en un principio de tolerancia donde lo importante es saber compartir los espacios.

Esto lo he aprendido con el tiempo y en especial cuando demolieron el viejo edificio que lindaba con el mío. A partir de aquel hecho, en distintas dependencias de mi casa aparecieron estos pequeños habitantes con los cuales logré establecer una buena relación de amistad que se tradujeron en acciones bilaterales.

Así por ejemplo, yo no limpiaba las migas de pan cuando me preparaba un bocadillo para que ellos pudieran saciar su apetito y a cambio, por ejemplo, para que yo no me molestara, me traían las pantuflas guardadas en el placard hasta el borde de mi cama.

Otras veces, sobre todo en invierno los más friolentos, dormían debajo de mi colcha porque el calor del motor del refrigerador no era suficiente. Tampoco podemos desestimar sus cualidades intelectuales porque son muchos los que tienen vocación por la lectura teniendo en  cuenta las constantes visitas que realizan a los estantes de la biblioteca, muchos de los cuales se han afincado entre sus autores preferidos.

Y ni hablar de la música, porque su afición los lleva a regodearse tanto con un impromtus de Chopin como con el último tema de Björ a punto tal, que muchas veces establecen su residencia en la propia caja del alta voz.

Y dudar de su pulcritud es un verdadero oprobio contra estos diminutos seres ya que he comprobado personalmente su presencia en el lavabo y la tina paseando y chapoteando con entusiasmo por la blanca cerámica.  

Hemos llegado a tal punto de entendimiento que en ocasiones, cuando me ausento de casa, me dejan sobre la mesa la correspondencia que el cartero pasó por debajo de la puerta.

Por eso me opongo enérgicamente a sus detractores que levantan las  banderas del exterminio y no escatiman esfuerzos para arrasar con ellos contratando a  mercenarios, cuya única misión consiste en  depositar unas gotas de veneno con una jeringuilla detrás de las juntas de los muebles de cocina y repartir cartones con sustancias similares por debajo de ellos, para terminar  cobrando ingentes sumas de dinero. Ellos saben perfectamente que esos métodos son inútiles por que los blátidos han sobrevivido a las bombas de Hiroshima y Nagasaki y puedo afirmar sin temor a equivocarme, que nunca serán vencidos.

Pero lo que más me molesta, además del terrible y brutal ensañamiento con estas criaturas desamparadas, lo que más me fastidia, es que las llamen despectivamente,  cucarachas.

Aporte de Miguel Krebs para  Magazine Cultural Participativo “ La Iguana”

Copyright© Miguel Krebs 

Magazine Cultural Participativo " La Iguana" convoca distintas áreas del ámbito cultural e informativo en general. Deseamos trabajar por la difusión de una cultura universal que no se sustente en la uniformidad, sino más bien la diversidad que es capaz de construir un enriquecimiento común y permanente. Los textos e información son de propiedad intelectual de quienes los escriben por ende el contenido es de su responsabilidad. Dejamos en claro que tambièn, a modo informativo y "bienintencionadamente", entregamos  noticias y temas extraidos de la web que no son de nuestra autoria, asi como derivamos hacia algunas fuentes y links de interes que no tienen relación con nuestro magazine por lo cual no nos hacemos responsables de su contenido . Las marcas, imágenes o logos son de propiedad de sus dueños. Cualquier imagen o información que pudiese contravenir algún copyright agradecemos nos sea informado a nuestro mail de contacto para que sea de inmediato eliminada. La información de esta página puede ser utilizada de manera bien intencionada y no para fines comerciales.La cultura e información son bienes de todos nosotros.